www.ana-briongos.net

| Ir a la página principal | Ir a mi blog: pasionviajera |

¡Esto es Calcuta!

Comprar en papel - Comprar e-Book

  

Viajé a la India en diciembre de 2002 con Andrés, un  excelente dibujante que en los años 70 y 80 mandaba desde Bengala sus crónicas sobre la India, en forma de viñetas, a la revista El Víbora que se las publicaba mensualmente. Íbamos en busca de su esposa Nilufar que se fue de Barcelona hace muchos años y nunca regresó. Ella había nacido cerca de Calcuta y pertenece a la comunidad musulmana de Bengala Occidental.

La encontramos y su historia se ha convertido en libro. Viajé de nuevo a Calcuta, alquilé un pisito con terraza en lo alto de un edificio del barrio de Rabindra Sarobar y pasé allí los monzones en 2003 para seguir hablando con Nilufar, sus vecinos, sus parientes, los comerciantes del New Market, ir al cine, visitar a nuestros amigos artistas de Shantiniketan, conversar con Paro-di, la promotora y protectora de los artesanos bengalíes a través de una fundación centenaria, etc. etc.

En  Febrero de 2004, volví a instalarme en Calcuta: era primavera en Bengala Occidental. En una semana pasamos del frío al calorcillo agradable. Mis redes se extendían por la ciudad. Calcuta empezaba a fascinarme: Los ricos comerciantes marwaris convertidos en coleccionistas de arte, los parsis viviendo entre la modernidad y sus antiguas tradiciones, los señores del té con sus jardines en Darjeeling y sus subastas de té en Calcuta, los bajos fondos de Sudder Street, las familias que sobreviven en las aceras, ejemplos de dignidad en medio de la pobreza, el turismo de la mala conciencia, el mundo de los elaboradores de bidis, los arrozales, los bosques de bambúes, la cicatriz siempre presente de la partición entre India y Pakistán, la independencia de Bangla Desh, la serie de novela negra del cineasta Satyajit Ray y su detective Feluda, el mundo de Rabindranath Tagore, los conflictos entre musulmanes e hindúes, la historia de los nacionalistas, de los reformadores sociales del siglo XIX, de los naxalitas de los años 70, el por qué de tantos musulmanes en Bengala, la interesante diversidad de lenguas y alfabetos.

En febrero de 2004  mi madre de 86 años, a quien he dedicado este libro, viajó a Calcuta para pasar una temporada conmigo. Sus opiniones como maestra y admiradora de Tagore desde su juventud, forman parte de la tercera parte de ¡Esto es Calcuta!.

La historia de Nilufar que se mezcla poco a poco con la historia de Calcuta y con mi vida en esa ciudad, va revelando misterios escondidos, tabúes, grandezas y miserias de un mundo extraordinario.

¡Esto es Calcuta! El jurado del premio Grandes Viajeros 2005 "recomienda especialmente su publicación por la originalidad del planteamiento al combinar una historia personal y un vívido retrato de la ciudad india a la que se refiere el título" (El Periódico 14/9/05). Este libro ha recibido el apoyo de Casa Asia.


Comentario del escritor y fotógrafo Jordi Esteva sobre ¡Esto es Calcuta!

Otro gran libro de Ana Briongos. Mi preferido era un invierno en Kandahar, pero tras la lectura de ¡Esto es Calcuta! Ya no se por cuál decidirme. Está soberbiamente narrado, con humanidad y una cierta melancolía. El cuidado por los detalles te transportan a la ciudad más intelectual y culta de la India, con sus puestos de libros, el Indian Cofee House, la calle hippy del Salvation Army. La historia de la joven india está muy bien hilvanada. Los personajes secundarios están muy bien tratados. Me gustaba especialmente el de la casera, tan fría y cortante. Leed ¡Esto es Calcuta! ¡No os lo perdais!

Comentario sobre ¡Esto es Calcuta! aparecido en la Revista viajar de marzo de 2006, firmado por Antonio Hernández:

Con más de mil millones de habitantes y con una democracia ya consolidada, lo cual no evita que algo menos de la mitad de su población sea analfabeta ni impide que alrededor de setecientos millones supongan un gran mercado lector potencial, en la India conviven la opulencia y la miseria o la ignorancia y la brillantez cultural como en ninguna otra parte, plasmada la última de ellas en la obtención de varios premios Nobel como Ronald Ross, Amartya Sen o Tagore. Y ese contraste jalona este libro de forma permanente, constante, que se manifiesta rotunda en lo referente a Calcuta, donde si la miseria, la muerte, la inseguridad o el dolor forman un nido tenebroso, también lo constituyen la abundancia, el bullicio, la religiosidad o el estudio.

Sobre este cañamazo, alternando su historia secular con la íntima de una familia bengalí y la de la autora misma, se nos ofrece un panorama vivo de la urbe india con una peculiaridad destacable, la que a decir de Stevenson es la más necesaria para que un escritor resulte inteligente: ser preciso. Rilke le otorgaba ese don al poeta: “Era poeta y odiaba lo impreciso”, decía. Con ¡Esto es Calcuta! vemos que eso es igualmente posible en otros géneros literarios.

Comentario sobre ¡Esto es Calcuta! por Moncho Alpuente aparecido en BABELIA, El País, 02-09-2006

Sin miedo a los viajes
Aunque a veces se encuentren en el camino, se crucen en los aeropuertos, o coincidan en citas de obligado cumplimiento, las orillas del Ganges, las pirámides de Egipto, o la gran muralla china, hay una insalvable distancia entre turistas y viajeros, Ana María Briongos pertenece a la segunda especie, como indican sus destinos, los países que visitó y vivió en anteriores experiencias: diez años de trabajo y vivencias en Irán y Afganistán, territorios en principio hostiles para una viajera solitaria y muy alejados de las rutas turísticas al uso. En sus cuadernos de viaje, Un invierno en Kandahar, Negro sobre negro y La cueva de Alí Babá. Irán día a día, la escritora catalana (Barcelona, 1946) ya había mostrado su crédito como narradora fiel, alejada de cualquier exotismo, alarde de erudición, o grandilocuencia. En sus libros, Briongos cuenta lo que ve, lo que siente, lo que pasa a su alrededor, y es en la elección de esos alrededores donde reside el mayor, que no el único, interés de sus relatos.


En ¡Esto es Calcuta!, el hilo de la historia personal que ha llevado a la autora por primera vez a la India se va entrelazando con la historia de la ciudad que es al mismo tiempo la de los musulmanes de Bengala, desgajados dramáticamente de sus hermanos tras la independencia de Pakistán, país del que les separan miles de kilómetros a través de un país hostil que también es el suyo.


 La historia personal, acompañar en el reencuentro con su mujer india, Nilufar, a un amigo, dibujante de Barcelona, sumerge a Ana María Briongos en el complejo, fascinante y dramático entorno de un barrio popular de Calcuta. Crónica y reportaje de abajo arriba, de lo particular a lo general, en la estela de Kapuzinski, maestro de reporteros, ¡Esto es Calcuta!, fue finalista este año del Premio Grandes Viajeros.
 

ecoestadistica.com